DEFINICIÓN DE ABUSO INFANTIL

  Imprimir ésta Página

 

        El Abuso Infantil es una realidad que daña a Niños y a Niñas que se supone serán el futuro de la sociedad, que de seguir así será incierto, oscuro, lleno de venganza, odio y maldad.

 

        Nuestras Leyes definen el abuso infantil como toda acción ú omisión, que interfiere negativamente en el sano desarrollo físico, psicológico o sexual de un niño, niña ó adolescente.

 

        No existe una definición precisa sobre el Abuso Infantil, ya que resulta muy difícil desarrollar un concepto que pueda ser común para distintas culturas.

 

Según el Dr. Fernando Álvarez (Asesor Legal) quien publica en "DATOS & NOTICIAS" dice lo siguiente:

       

         "... Si bien existen antecedentes que nos remontan a párrafos bíblicos, la investigación, análisis e intervenciones sobre la problemática referida al abuso sobre niños es una NUEVA DISCIPLINA.

 

        Recién en la década del setenta empezaron a desarrollarse estudios referidos a la materia y al hallazgo clínico de lesiones físicas y de trastornos en la conducta de las victimas.

 

        Los Serios inconvenientes en el desarrollo normal de la personalidad del niño/a comenzó a ser indagado por especialistas de distintas ramas del conocimiento que se percataban de estas patologías más allá de descubrir lesiones físicas evidentes.

 

        Descubrir esta problemática mereció una profunda investigación y trabajos multidisciplinarios venciendo además distintos mecanismos culturales que buscaban frente a ésta:

  • MINIMIZARLA

  • RACIONALIZARLA

  • DISTORSIONARLA

  • NEGARLA

        Sumadas a estas diferentes respuestas se suma el riesgo de no generar una nueva victimización del menor que ya carga con las consecuencias negativas del abuso.

 

        Existen además ciertos mitos subyacentes a estos hechos. 

 

ES FALSO QUE:

 

  • "SON BICHOS RAROS". A pesar de no existir estadísticas serias, cada vez aumentan las intervenciones judiciales y asistenciales sobre estos hechos.

  • "LOS ABUSOS SE PRODUCEN EN FAMILIAS POBRES Y SIN CONTENCIÓN". La problemática se aprecia en todos los grupos y clases sociales sin distinción.

  • "LOS AGRESORES SON DESVIADOS SEXUALES". Los autores materiales no necesariamente presentan signos de trastorno psíquico. En general padecen de problemáticas emocionales que los predisponen a satisfacer sus deseos sexuales con menores pero esto no se compadece necesariamente con prácticas sexuales perversas de otra naturaleza.

  • "LOS ABUSOS SON CLANDESTINOS Y OCULTOS". La experiencia pericial nos ilustra que existe una negación cómplice con otros sujetos activos del entorno nuclear familiar o por lo pronto no existen límites precisos.

  • "LOS ABUSOS SON SÁDICOS Y BRUTALES". Si bien estas características se manifiestan, NO TODOS los elementos coercitivos del tipo revistan esta entidad. Existen mecanismos de abusos solapados sin coacción ni ataque físico manifiesto. La inmadurez sexual de los niños coadyuvan a que sean fácilmente engañados por inducción y seducción. 

 

        Podemos definir el Abuso Infantil como los actos que victimizan al menor, exista o no contacto físico, aunque haya consentimiento.

 

        El Abuso por lo general es permanente, referencia múltiples episodios y genera sobre la víctima diferentes sintomatologías aún más allá de lesiones físicas precisas.

 

        Abordar esta problemática genera angustia. No sólo por enfrentarnos al dolor de la víctima sino porque no exponemos a la indiferencia, la impunidad y el desconocimiento que logra muchas veces paralizarnos.

 

        Aún así una escucha interesada, una predisposición a atender posibles trastornos y una contención afectiva mínima puede generar en el niño/a victima de abuso un vínculo eficaz para poder enfrentar la angustia y la culpa que esa conducta le produce.

 

        Una intervención precavida y justa promoverá en el niño/a un camino distinto al mundo de relaciones con el adulto y un encuentro con su cuerpo muy diferente.

 

        De lo expuesto se concluye la importancia de conocer sobre esta problemática y de valorar nuestros grados de apreciación e intervención..."

 

        Nuestros Niños tienen derecho a vivir libre de violencia, de Abuso Físico, Verbal ó Sexual, por lo que ningún adulto así sean sus propios padres, pueden abusar de ellos, y mucho menos marchitar su inocencia. 

 

 

Copyright © 2002-2010 - Fundación "AMPARO" - Reservados todos los derechos

Revisado: 28 de Noviembre del 2010 13:06:22

webmaster@fundacionamparo.org.ar